Imprimir esta página
18
Enero

Para The Wall Street Journal, la Argentina es un “campo de pruebas” de la vacuna rusa

Escrito por  Sin Limites
Publicado en Internacionales

El diario estadounidese publicó un artículo en el que asegura que el país es así parte “de la campaña mundial de Moscú” y advierte sobre la estrategia rusa para captar el mercado de los países emergentes

El prestigioso diario estadounidese The Wall Street Journal publicó este lunes un artículo en el que asegura que la Argentina “es un campo de pruebas para la campaña mundial de vacunas de Moscú”. Con ese título, el periódico criticó la campaña de vacunación en la Argentina y advirtió sobre la estrategia rusa para captar el mercado de los países emergentes en la lucha frente al coronavirus.

La publicación sugiere que la “Argentina es hoy el principal país fuera de Rusia que está vacunando a gran escala con la Sputnik V”, ya que este fin de semana llegaron las segundas dosis de los 300.000 esquemas de vacunación que se están aplicando al personal de salud.

El contrato firmado con el gobierno de Vladimir Putin establece la venta de dosis para vacunar a un total de 10 millones de personas antes de febrero, con la opción de 5 millones más a marzo, según lo anunciado por el presidente Alberto Fernández cuando presentó el contrato, a principios de diciembre.

Respecto de la campaña de vacunación local, el periódico afirma que la vacuna rusa y su seguridad “despertaron cierta desconfianza entre los argentinos”. “Argentina es el primer país importante fuera de Rusia que comienza a inocularse con Sputnik a gran escala. Sin embargo, el lanzamiento allí ha puesto de relieve cuestiones relacionadas con la falta de transparencia sobre la eficacia de la vacuna patrocinada por el Estado, lo que ha despertado cierta desconfianza entre los argentinos sobre su seguridad”, reza el artículo sobre nuestro país.

Moscú aprobó la Sputnik V para uso doméstico en agosto antes de finalizar las pruebas. Los datos publicados desde entonces han demostrado que la vacuna fue 91,4% efectiva para proteger a las personas del COVID-19, y se espera que se publique un estudio revisado por pares en las próximas semanas. Alrededor de un millón de rusos han recibido la vacuna.

Otros países se han apresurado a comprar una vacuna más barata que las alternativas occidentales. La Sputnik V, llamada así por el satélite soviético puesto en órbita durante la Guerra Fría, ocupa el tercer lugar en el mundo por dosis ordenadas por países de ingresos medios y bajos, según el Centro de Innovación en Salud Global de la Universidad de Duke, por delante de los farmacéuticos estadounidenses Pfizer Inc. y Moderna Inc. y vacunas de China. Ocho países fuera de Rusia han autorizado la inyección para uso de emergencia.

Sin embargo, la vacuna rusa no ha sido aprobada por las autoridades sanitarias occidentales ni ha recibido la autorización de la OMS, de la que dependen muchos países en desarrollo para examinar las vacunas. Rusia ha iniciado conversaciones con la Agencia Europea de Medicamentos sobre la aprobación de la inyección en la Unión Europea y ha solicitado la autorización de la OMS.

“En Argentina, que comenzó a aplicar la Sputnik V a su población el 29 de diciembre y ordenó 20 millones de dosis, la falta de documentación sobre los ensayos clínicos en Rusia con personas mayores ha llevado al gobierno argentino a inocular solo a personas menores de 60 años”, aseguran desde el diario estadounidese. Y continúan: “Si bien las autoridades rusas dicen que han proporcionado datos a Argentina que muestran que la vacuna es segura para personas de 60 años o más, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, ANMAT, dice que no ha recibido la documentación”.

Según The Wall Street Journal, solo el 39% de los argentinos tiene algún grado de confianza en la vacuna Sputnik V, en comparación con casi el 60% de las vacunas desarrolladas por Pfizer y BioNTech SE, y AstraZeneca PLC y la Universidad de Oxford.

“Entre los primeros países de América Latina en comenzar a inocular, 200.000 personas en Argentina han recibido la Sputnik V, en su mayoría personal de salud y otros trabajadores esenciales. Muchos de ellos se han alegrado de recibir la inyección y dicen que los argentinos se volverán menos escépticos a medida que se administren más dosis”, sostienen.

Los países más pobres de América Latina, África y Asia tienen opciones limitadas para asegurar las vacunas, aunque esperan recibirlas más adelante en el año a través de la iniciativa Covax respaldada por la Organización Mundial de la Salud. Con los Estados Unidos y las naciones europeas comprando la mayoría de las dosis disponibles de fabricación occidental, Rusia ha dado un paso adelante.

Moscú espera aprovechar un mercado mundial de vacunas contra el coronavirus estimado por funcionarios rusos en USD 100 mil millones anuales. “Estábamos en el lugar correcto en el momento correcto con una de las mejores vacunas del mundo y queríamos compartirla con el mundo”, dijo Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Russian Direct Investment Fund, un fondo soberano que financió el desarrollo de la vacuna y la comercializa internacionalmente.

Los funcionarios rusos dicen que apuntan a una participación de mercado de hasta el 30% entre las vacunas contra el COVID-19 en los países que compran la Sputnik V. Y en un intento por acelerar el lanzamiento global, están destacando la posibilidad de administrar solo una dosis, que según las autoridades rusas tiene una efectividad del 73% al 85%.

Además de Argentina, solo Serbia y Bielorrusia están aplicando actualmente la vacuna. Más de una docena de países han cerrado acuerdos con Rusia, incluidos India y México. El país ha recibido solicitudes o expresiones de interés por 2.400 millones de dosis.

Para sus clientes extranjeros, Rusia planea producir vacunas en el exterior, incluso en un laboratorio brasileño, União Química, que espera producir vacunas para los países vecinos. El viernes, el Fondo Ruso de Inversión Directa solicitó la aprobación regulatoria en Brasil para el uso de emergencia de 10 millones de dosis para el primer trimestre de 2021. Sin embargo, el regulador de salud de Brasil, Anvisa, dijo el sábado que la inyección no cumplió con los requisitos mínimos para dicha autorización. También dijeron que el laboratorio no le dio a Anvisa las garantías adecuadas sobre las pruebas de la etapa 3 de Sputnik V en el país.

“Al sufrir uno de los peores brotes de coronavirus en América Latina, Argentina inicialmente esperaba obtener vacunas de los productores occidentales, pero no logró llegar a un acuerdo con Pfizer por razones que los funcionarios argentinos no han revelado. El gobierno del presidente Alberto Fernández tiene un acuerdo con AstraZeneca para recibir 22 millones de dosis, pero la fecha de entrega no está clara. Mientras tanto, la vacuna de Rusia estaba lista para funcionar. A menos de USD 10 por oportunidad , Sputnik V fue una alternativa atractiva para el gobierno de Argentina, que incumplió con USD 65 mil millones en deuda externa el año pasado y cuyas reservas netas son cercanas a cero, según economistas privados”, finalizaron.

Valora este artículo
(0 votos)